Fue descubierto por Thomas Livingstone Mitchell (1792-1855) en 1838, aunque le debe su nombre al señor Richard Bourke por aquel entonces gobernador del estado de Australia de Nueva Gales del Sur.

El Bourke es sin duda uno de los periquitos más interesantes para el aficionado a las aves, tanto para el principiante como para el criador mas experimentado.

Fácil de criar en cautividad, robusto, manso y confiado con una voz suave sin notas estridentes, lo convierten en un periquito poco exigente que con unos cuidados básicos mínimos, y cuando digo básicos minimos me refiero a ofrecerles todo lo necesario para su correcta cría y desarrollo, puede llegar a proporcionarte grandes alegrías, además no es destructivo con las plantas ni la madera de nuestras voladeras, su carácter tranquilo nos permite poderlo tener junto a otros pequeños granívoros, insectívoros o incluso junto más bourkes o neophemas fuera de la época de cría, en época de reproducción aconsejo ponerlo por parejas separadas.

Más activos al amanecer y al atardecer eso explicaría sus grandes ojos oscuros que le proporcionan una buena visión para alimentarse en el suelo normalmente en busca de hierbas y semillas, se puede oír el curioso silbido de sus alas y sus suaves gorjeos de reclamo durante estas horas del día, fuera de estas horas buscan la sombra y permanecen tranquilos, que no es lo mismo que apáticos como lo describen algunos libros o artículos, personalmente no creo que el Bourke sea una ave sosa y apática, todo lo contrario cuando lo conoces te engancha...

MENU DE NAVEGACIÓN BOURKE
  • Mutaciones

 

Resolución de pantalla 1024 x 768

meinor6@hotmail.com