VOLVER MENU BOURKE

 

 

 

 

 

 

 

La primera vez que pudo contemplarse Bourkes en cautividad fue en el zoo de Londres en 1867, a finales de 1870 comenzaron a importarse pero era difícil encontrarlos en cautividad, el primer criador europeo que haya constancia que consiguió criarlos fue el belga H. Kessels en 1877 que crió 19 pollos en cinco nidadas, en Alemania M. Russ tuvo éxito en 1880.

En Australia y EE.UU., este periquito se cría desde los años 30, el duque de Bedford abasteció a diferentes criadores cuando se temía que los ejemplares salvajes estaban casi extinguidos. En 1958 incluso se añadió a la lista de aves en peligro de extinción. Afortunadamente se ha recuperado aunque está sufriendo una drástica regresión. En cautividad es muy conocido, en 1977 fue descrito por la Parrot Society como una de las especies mejor reproducidas, aquel año se criaron 922 pollos, actualmente se cría en cualquier país donde haya avicultores siendo muy populares aunque en España todavía estamos un poco dormidos y va cogiendo popularidad poco a poco.

Por lo general crían bastante bien, muy frecuentemente se utilizan como padres adoptivos para criar pollos de Neophemas.

La puesta consiste entre cuatro y cinco huevos normalmente puestos en días alternativos, la incubación corre a cargo de la hembra durante 18 o 19 días, cuando salen están cubiertos por un plumón blanco y son alimentados por los padres durante cuatro semanas o cuatro semanas y media que es cuando abandonan el nido, deben permanecer con los padres durante dos semanas más, el macho terminará de subirlos mientras es fácil que la hembra este metida ya en otra puesta. A los cuatro o cinco meses en la primera muda adquieren el plumaje de adulto hasta ese momento los jóvenes son más parecidos a la hembra aunque tienen el abdomen menos rosado.

Por lo que respecta a las dimensiones de la voladera, aunque son pájaros sociables, calmados, no agresivos con otros pájaros es mejor ofrecerles voladeras por separado para cada pareja de cría cuanto más espaciosas mejor, a partir de un metro de longitud, menos ya disminuye mucho las posibilidades de cría.

Existen multitud de modelos de cajas nido, en vertical, horizontal, en diagonal, en forma de "L", no son muy exigentes en este tema y una caja nido apropiada podría ser entre 15x15 o 20x20 cm de base y de 30 a 35 cm de altura, con un agujero de entrada de 6 cm de diámetro, el fondo cubierto con un lecho de viruta.

El diámetro de la anilla cerrada es de 4 mm, suelen estar buenos para el anillado entre los 8 y 10 días, antes podrían perderla y después ya no podríamos introducirla.

Resolución de pantalla 1024 x 768

meinor6@hotmail.com